VIDA VERDE: Volver a la comida real

shutterstock_289437455.jpg

Si nos centramos en las actuales estadísticas nacionales de salud del Ministerio de Salud del Gobierno de Chile, podemos decir que estamos en uno de los peores momentos en la historia alimenticia en este país. Éstos datos nos revelan que, el 67% de la población tiene exceso de peso, de los cuales el 39,35% tiene sobre peso; el 21,5% obesidad. El 26,9% de la población tiene hipertensión arterial, el 38,5% tiene el nivel de colesterol total elevado y el 88,6% de la población es sedentaria (menos de 30 minutos de actividad física 3 veces a la semana).

¿Las posibles causas de estos desequilibrios? El cigarrillo (40,6 % de la población fuma tabaco sobre los 15 años), nuestro trabajo sedentario en la oficina, las tensiones de la vida actual debido a la alta competitividad y falta de tiempo. Todas estas, nos sumergen en un terreno poco saludable y además son consecuencias directa de llevar una mala alimentación.

Como verán, comer comida real es una real necesidad (valga la redundancia).

Dejamos de alimentarnos para solo quitarnos el hambre, o lo que es peor, `para saciar nuestra ansiedad, atiborrándonos de grasas saturadas, sal y azúcar refinada, los principales componentes de todo “producto comestible industrial” típicos habitués en las góndolas de supermercados o restaurantes y locales de comida “chatarra”.

Mi Consejo: No tomar más atajos en lo que respecta a nuestra alimentación. Comienza a incorporar comida real ¡ahora ya!

1.-Come local y en temporada:

Evita alimentarte de vegetales o carnes que han viajado miles de kilómetros antes de llegar a tu refri. Ve a la feria el fin de semana, es un excelente paseo, consigues alimentos frescos y locales a mejor precio y si te haces amig@ del/la feriante accederás al maravilloso beneficio de la “yapa”. De esta forma, estarás ahorrando dinero, hormonas y pesticidas.

2.-Usa tus manos y tu cocina:

¿Tienes manos, cocina, 15 minutos de tiempo diarios y un poco más los fines de semana? (aquel que me diga que no, cuénteme en que planeta vive).  Corta todo en bastones, juliana y cubos y guarda en bowls. A la hora del hambre, saca 2 o 3 bowls, saltea todo con agua u algún aceite que consideres saludable, agrega paprika, sal de mar o merkén o pon música de fondo. Si estás hambriento acompaña con huevos de campo o algún cereal integral o legumbre, o hazte hamburguesas, milanesas, sopas, salsas, ensaladas crudas, etc, etc. ¡Vamos! ¿Cuanto tiempo te puedes demorar en hacer un omelette relleno de vegetales asados y albahaca, o un bowl enorme de ensalada, o unas papas al horno con ajo y perejil? ¡Partiste a cortar tus vegetales!

3.-Descubre tus gustos:

Si almorzar un simple sándwich de pan con palta te deprime, entonces ¡no lo hagas!. La comida real, no tiene porque siempre comerse sin gracia, o en forma de ensalada, sándwich o sopa. Prueba de hornear vegetales con diversos condimentos, sé creativo, usa licuadora, procesadora, o amasa agregando levadura y mezcla frutas y verduras. ¡Deja de usar siempre los mismos condimentos! Compra algunos nuevos y prueba de mezclarlos para así lograr saborizar las comidas con estilo propio.

4.-¿Sabes buscar en google? ¡No hay excusas!: 

¡No puedes decir que no sabes que hacer de comer! Pon recetas saludables en el buscador de Google y ¡voilá! Planifica las recetas para toda la semana y tu lista de compras para la feria. Incluso si especificas la búsqueda, puedes tener acceso a platos más precisos, como por ejemplo: “Comida saludable con poca plata”, “cocina vegana para tontos”, “comida sana para perezosos”, “comida saludable, sabrosa y en 3 pasos”.

5.-Sigue los  buenos ejemplos y edúcate:

Busca en las redes sociales a food bloggers de comida sana, compra libros escritos por exponentes de la comida cruda o saludable, sigue en instagram a personajes que lleven un estilo de vida saludable y lo compartan, ve a talleres de cocina crudivegana, o detox, lee artículos de interés, compra en tiendas que se adhieran a una filosofía responsable con el medio ambiente, difundan estilo de vida saludable y vendan productos de acuerdo a esto (¡como Bazar Verde!)

6.-Cambia el estado de sólido a líquido: 

Si te da lata pelar, masticar cosas con demasiada fibra, o comer fruta en general. Prueba de procesarlas o hacerlas zumos o batidos. Combínalas y agrega elementos interesantes como cacao amargo en polvo, dátiles o pasas, canela, café, cáscara de limón, albahaca, miel, etc. Aprieta el botón de tu licuadora, prueba el resultado y cuéntame si cambiaste de opinión respecto a las frutas.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s